Buscar

YOKOnceptos

Por Julian Boccincce. Melómano y crítico por naturaleza. Fundador del recordado "Tanguito Bar"


Si hablar de Yoko ono es un tema escabroso y controversial en estos tiempos, imaginemos ese mismo contexto en los años 60's y 70's. Una mujer, que siendo inmigrante japonesa en Estados Unidos y una liberal ciudadana del mundo, se atrevió a romper muchos esquemas. Démosle una breve mirada; que espero, sirva como abrebocas.

Yoko Ono nació el 18 de febrero de 1933 en Tokio Japón. Es descendiente de la aristocracia japonesa, sus padres estaban más ligados a los negocios que al arte. Sin embargo, pese a la divergencia con su madre, su padre apoyó la inquieta vocación de Yoko y la matriculó en una escuela para niños especialmente dotados en la música; allí llegó al nivel de concertista. Yoko resultó muy inquieta intelectualmente; llevada por esa curiosidad vivió en San Francisco, Nueva York y Hanoi. Allí consiguió ser la primera mujer en ser aceptada para la carrera de Filosofía en la Universidad de Gakushuin. En medio de esta rebeldía y curiosidad, Ono se casó en 1956 con el compositor Toshi Ichiyanagi. Y para terminar de contrariar a su linaje, se juntaba con artistas y bohemios que, según su rígido clan, estaban por debajo de su estatus social.

Yoko Ono pronto mostró interés por el arte conceptual y de vanguardia. Se hizo adepta y tomó algunas ideas de Marcel Duchamp y las revirtió con Jhon Cage, con el cual integraría el célebre colectivo de Avant Garde FLUXUS. Allí extendió su alcance mediante irreverentes puestas en escena, el creciente movimiento del video Arte y varios performances de corte subversivo que iban en contra de la estética y los valores preestablecidos a los sentidos.





Sin embargo su vida personal no andaba bien. Su primer matrimonio fue tan infeliz, que vivió muy pocos años con su esposo. En medio de ese caos trató de suicidarse, por lo cual su familia la internó en una clínica psiquiátrica en Japón. Un día, llegó hasta allí el músico de jazz y productor de cine Anthony Cox, quien había oído hablar mucho de ella y quería conocerla. A los pocos meses se casaron y tuvieron una hija, Kyoko, en 1963.

Durante los Años 60; Yoko seguiría con sus periplos artísticos con performances y videoarte cada vez más contestatarios y para muchos grotescos e incomprensibles. Gran parte de la obra de Yoko confronta al contenido y las expectativas del espectador. En sus obras, el mensaje, el estímulo al pensamiento y la crítica son ya por sí mismos el arte. La forma y la técnica dejan de ser importantes; El motor de la obra es la idea en sí.

Pronto realizaría sus primeros trabajos sonoros, más cercanos a la música concreta y al experimentalismo. Llegó a publicar “Grapefruit”, un libro de dibujos y arte. En 1966 Yoko se encontraba trabajando para un libro de John Cage. En una de sus exposiciones se llevaría a cabo el bien documentado encuentro con John Lennon. A partir de ahí los dos comenzaron a frecuentar y a llevar una relación adúltera. Las afinidades mutuas se hicieron notables e intercambiaron muchos intereses artísticos. Finalmente Lennon optó por divorciarse y dejar a su Esposa Cynthia Powell y a su primer hijo Julian. Yoko También oficializaría su divorcio y como daño colateral, su hija Kyoko se vería damnificada: Su padre, Antony Cox prácticamente la raptó impidiendo contacto alguno con Ono. Nuevamente esta relación de Yoko con Lennon, sería censurada por los padres de la artista, quienes consideraban humillante para su clase la relación con un “obrero de Puerto”.


A partir de esta unión, la carrera artística de Yoko; se haría más publicitada y controversial para muchos. Junto a Lennon, hizo ciertos aportes al trabajo cada vez menos colectivo de los Beatles y paralelo al trabajo con estos, harían 3 discos experimentales más cercanos al Avant Garde y al posteriormente llamado Noise. Uno de ellos desató la censura y el desprecio por su experimental sonido y claro, una carátula que presentaba a la pareja completamente desnuda: Two Virgins. En 1968, Yoko también aparecería en el Rock and Roll Circus de los Rolling Stones, junto al efímero súper grupo Dirty Mac (Keith Richards, Eric Clapton, Mitch Mitchell, John Lennon, Ivri Gitlis), en una contestataria e improvisada presentación. Lennon en pleno radar mediático y cada vez menos displicente, se volvió un blanco fácil para la crítica y la polémica. De paso Yoko, pasó a ser vilipendiada e insultada por hordas de fans quienes vieron en ella un oportuno chivo expiatorio utilizado como causa de la inevitable disolución de los ya cansados Beatles. Esta situación era fácilmente vendible, para una prensa necesitada de escándalos y mitología. Ya que la pareja Ono- Lennon, nunca se separaba ni siquiera en los tiempos de grabación y ensayos del famoso cuarteto británico.



Toda esa publicidad en gran parte negativa, fue bien aprovechada por la pareja, quienes se embarcaron en un periodo de activismo político y en contra de la represión de Richard Nixon. En 1969 se casaron en Toronto, Canadá; esto debido a que Lennon tenía restringida la entrada a E.U. Allí, durante su luna de miel, protestaron pacíficamente en su famosísimo “Bed Peace”. Lennon cada vez más lejos de la euforia de la Beatlemanía, además harto de las continuas riñas creativas con su grupo, decidió emprender una nueva aventura musical junto a su esposa. Dicha agrupación se estrenaría a finales de los 60’s, en el Rock and roll Revival, un festival organizado por ellos. Allí homenajearon a las leyendas del Rock and Roll de los años 50; en este debut en vivo, John y Yoko habían creado a la Plastic Ono Band. Un proyecto, en un principio de postura conceptual, que en 1970 dejaría dos discos debut notables: El Terapéutico “John Lennon/Plastic Ono Band” y su transgresor gemelo espiritual: “Yoko Ono/Plastic Ono band”. Un ejercicio de "Pre-post Punk" (etiquetas de mierda) muy adelantado a su época, que consiste en una ruidosa y secuencial improvisación de banda de rock, aderezada con gritos distorsionados que evocan al estilo Kabuki (sello personal de Yoko). Un disco que en su tiempo fue un fracaso comercial y despreciado por la crítica, pero gracias a ese crisol, es ahora comparable con trabajos de la Velvet Underground y del intocable Zappa.

En la turbulenta década del 70, Ono & Lennon participaron en múltiples manifestaciones en pro de los derechos civiles y en contra de la guerra. También estuvieron presentes en eventos subversivos como el John Sinclair Freedom Rally y en charlas constantes con las Panteras Negras y otros activistas considerados “peligrosos” como Bobby Seale. Este tipo de eventos hizo que la pareja estuviera en el ojo del huracán señalados por por la CIA y el FBI como “unos extranjeros que amenazan la buenas maneras y costumbres norteamericanas”.

En 1971 Destaca como coautora de la sobreexplotada y mítica canción Imagine, presente en el segundo álbum en solitario de Lennon. También realizó algunos ejercicios de Video Arte Conceptual y con su esposo iniciaron la campaña publicitaria pacifista de WAR IS OVER (if you want it) por medio de gigantescos carteles por todo el mundo.

En 1972, vio la luz un álbum bastante polémico que John y Yoko hicieron con la Plastic Ono Band, esto debido a la fuerte carga activista que le imprimió la pareja. Hablamos del claramente influido por Yoko: “Sometimes in the NY City”. Un experimento con líricas bastante socio políticas, afrontando temas tan espinosos como el machismo, el imperialismo inglés, la política ultra represiva, etc. A partir 1972, y continuando con su carrera discográfica independiente, el sonido de Yoko se alejó un poco de la experimentación, para enfocarse en el Rock Pop con guiños electrónicos y temas claramente feministas. Por estas épocas el célebre Frank Zappa hizo una aparición con ellos durante un concierto, que lastimosamente no cuenta con buenos registros, testigo de ello, queda algún material pirata que rueda por internet.

La vida personal de Yoko durante los 70 estuvo marcada por conflictos judiciales en la candente disputa para poder ver a su hija Kyoko. Y su relación con Lennon no estaba color de rosa. Para 1973, como parte de una especie de “vacaciones”; Yoko envió lejos a Lennon con May Pang, su secretaria personal para que ella “asistiera su fin de semana”, separación que en realidad duró más de un año. En otras palabras, Yoko seleccionó personalmente a la amante y cuidadora de su esposo. Al cabo de este tiempo, un Lennon arrepentido, regresó a su hogar y la pareja, recuperando su relación, tendría un hijo: El ahora célebre y talentoso: Sean Lennon. Durante el retiro musical de John; quien duró hasta 1980 en labores hogareñas, Yoko se encargó de los negocios. Por esta época, la pareja había denunciado públicamente el acoso a su vivienda y un supuesto espionaje, pero quizá debido a su excéntrica vida pública, este asunto nunca fue tomado en serio. Con el paso de los años se develó que efectivamente estaban vigilados por el gobierno e incluso tenían un expediente clasificado por el FBI, como consecuencia de sus manifestaciones, rebeldía y activismo político. (Se recomienda ver La película documental de 2006: The US vs John Lennon)



El esperado (Y asistido por Yoko) regreso de Lennon, a la escena musical estaba planeado para 1980, seleccionando grabaciones de la dupla Ono- Lennon hechas en New York, estrenarían el relajado y optimista: Double Fantasy. Sin embargo ese triunfal regreso nunca llegó. El trágico asesinato de John Lennon ejecutado por un supuesto “fanático enloquecido” (caso frecuente, con los perseguidos por el Establishment gringo) causaría una imborrable conmoción en el mundo musical y obviamente sería un golpe casi nefasto para Yoko Ono. Era el trágico fin de una historia de amor que divaga entre el melodrama y la leyenda; que por motivos de espacio no podemos ahondar aquí, pero que han sido interpretados por varios biopics serie B y narrados por varios documentales. En el campo artístico, su influencia como creadora, musa y coequipera de John Lennon fue innegable. Era el drámatico final de una época creativa.

Tras un necesario periodo de luto y silencio, Yoko Volvería a la ruta. Ese dolor se vería plasmado en sus siguientes discos en solitario y completando ciertos temas de Lennon. Inmersos en Los 80, ya con el New wave y el Post Punk en auge, se valorarían sus tan criticadas propuestas. Los oídos de muchos ya estaban listos para escuchar buena parte de su música. Propuestas como The B52’s, Diamanda Galas, Etc. Claramente plasmarían las influencias de la artista japonesa. Y grupos como los Pet Shop Boys, harían interesantes y muy actuales remezclas de sus temas.

Su trabajo como artista conceptual evolucionaría constantemente y obviamente, en gran parte a la publicidad que le propinó su matrimonio, su obra sería conocida en muchas galerías del mundo. Como poseedora de los derechos musicales de Lennon, en los años 90 aprobó la concepción de varias reediciones de material de los Beatles, así como varios compilados de rarezas del trabajo previo y produjo material póstumo de su esposo, tuvo que salir a desmentir una supuesta colaboración monetaria de Lennon en favor del temible grupo rebelde IRA. En la década del 2000 co-supervisó, junto a los Beatles restantes y sus herederos; el performance del Cirque Du Soleil en honor a la música del cuarteto británico y recientemente se le acreditó legalmente como co-autora de la canción "Imagine". En los últimos años, un proyecto de remezclas de sus antiguos clásicos ha tenido éxito, y muchas de sus más clásicas y hasta entonces desconocidas canciones accedieron a los primeros puestos de las paradas Dance/Club Play Songs de Billboard, como "Walking on Thin Ice", "Hell in Paradise", "Everyman, Everywoman" y "Open Your Box". Incluso artistas como Bjork o Gorillaz, han declarado su admiración por la japonesa.

En la actualidad Yoko sigue en movimiento y para gusto y disgusto, continúa levantando ampolla. Ha hecho continuos performances musicales con artistas contemporáneos como con su gran amiga Lady Gaga y puestas en escena que aún siguen siendo controvertidas y cargadas de concepto.




A sus 85 años, no se puede negar que Yoko Ono ha sido una figura claramente menospreciada sobre todo en el plano musical. Para algunos sobrevalorada en el campo artístico, para otros una pionera que simboliza el poder femenino abriéndose camino a través de él. Sobrevalorada o no, inteligentemente ha aprovechado la parodia y la publicidad ya sea buena o mala. Aunque este artículo no tiene alguna finalidad defensiva, pues pienso que el trabajo de un artista se tiene que defender solito, si considero que hay que echarle una revisión a ciertos momentos genuinos y brillantes que ha tenido Yoko.

Obvio que no todo merece de nuestra aprobación, esto sería una estupidez; pero sí creo que el criterio con el que se mira su obra, muchas veces ha carecido de objetividad, basándose en posturas influidas, cayendo incluso en el soberbio desprecio hacia un ser humano, de todos los flancos ha sido atacada: por su sangre azul y encopetado linaje, por las hordas fanáticas de los Beatles y sus pseudo románticas teorías de conspiración, por establishment y buenas costumbres gringas e inglesas, por las rubias groupies sesenteras decepcionadas del pobre gusto de Lennon al escoger una esposa “bruja y fea” y divorciarse de una chica linda como Cynthia (¿?), por los envidiosos de la fortuna que heredó y que siguen generando los derechos de autor de los Beatles, por los músicos autoproclamados como transgresores, que no podían tolerar una competencia femenina disyuntiva, por la siempre elitista y autocomplaciente escena del Rock y su machismo implícito, por los artistas carentes de visión y engolosinados con el limpio trazo de la estética, por el académico celoso que no ha dejado de exponer sus presuntamente geniales obras en un garaje o se jacta de su irreverencia por youtube, por un público conforme y crédulo que no se atreve a explorar y a romper el molde y que por ese mismo temor no forja una opinión propia, por una audiencia que espera que la música sea interpretada por una rubia voluptuosa contoneándose y entonando melodías recordables y repetibles luciendo una camiseta de Jack Daniels , por los excesivos, melosos y nostálgicos cubrimientos fuera de contexto hechos por prensa poco idónea y como no, por los críticos de sofá que rara vez se arriesgan a crear.

Hay que husmear un poco por cualquier foro de los Beatles, o en los comentarios en sus videos para decepcionarse de esa crítica rasa y estereotipada. Quizá no lo han notado, pero gran parte de la obra de Yoko (Artes Plásticas, Conceptuales y Música) trata de temas como libertad de pensamiento, paz, lucha contra el racismo, la homofobia y el sexismo y la valoración de las pequeñas grandes sensaciones cotidianas. Una característica marcada de su arte (canto, escritura, música, películas, dibujos etc.) es la economía de recursos generadores para un máximo efecto. Una postura más que vigente y necesaria en estos tiempos demagógicos.

Estoy de acuerdo con lo que dijo alguna vez Lennon: “Yoko es la artista desconocida más famosa del mundo: todos saben su nombre, pero nadie conoce realmente que hace”. Y con las palabras de Yoko: “Fue un gran giro y una gran decisión casarnos (con Lennon) de cierta manera ambos arruinamos nuestras carreras por estar juntos”. Sin embargo lo hicieron.

Gusta y/o disgusta, la vida y obra misma de Yoko ono son Arte y Concepto.


"You can be very wild and still be very wise." - Yoko Ono

Algunas Referencias Audiovisuales recomendadas:

1 vista
0